Lily Pérez - Columnas

Lily Pérez y el machismo en medios de comunicación: “Lo que las mujeres realizamos, no es considerado noticia”

Publicada el 20 Agosto 2017

http://www.ucvmedios.cl/ucv-radio-noticia.php?nid=41671

La senadora del partido Amplitud, Lily Pérez, escribió la siguiente columna de opinión para hablar sobre un tema que ha estado en la palestra durante el último tiempo, el machismo. En este caso cómo se desarrolla en los medios de comunicación.

Revisando un estudio sobre “Las portadas de tu vida” un excelente compendio sobre un recuento de 433 portadas de diarios de los más importantes e influyentes medios de comunicación nacional, no sólo por los que tienen más tiraje, sino por los que históricamente se han situado, para bien o para mal, como líderes de opinión.

El estudio demuestra que dentro de un universo de 5 diarios, en un promedio de 90 portadas por cada uno, el que más ha tenido portadas sobre mujer no supera el bajísimo 21%, en una sociedad donde las mujeres somos mayoría, donde tenemos una presidenta, donde tenemos representación en ambas cámaras, alcaldesas, exitosas empresarias, mujeres trabajadoras que llevan adelante su hogar y jóvenes líderes de opinión e ideales.

Lamentablemente, el estudio refleja una realidad aún más cruda. La mayoría de las portadas de mujeres son sobre temas banales. Es decir “En el matinal de X canal, la conductora se maquilla en conjunto con la panelista” o (siendo más lamentable) “mujer de farándula sufre filtración de robo de sus fotos íntimas”. Pero son muy pocas portadas las que destacan noticias políticas o sociales con sustento sobre los hechos realizados por una mujer.

Dentro de las mismas portadas, el espacio, si no es usado por un hombre al completo, es usado por ellos en más de un 80%, relegando el 20% a la mujer. En temas de política, al hombre se le da un 100% de cobertura, mientras que a la mujer sólo un 30%. En deporte el género masculino llega al 40%, nosotras las mujeres, al 5%. Una ridiculez.

En el recuento de palabras, es aún peor. Mientras los hombres en un universo de 234 palabras, se dividen en varios conceptos como “Piñera”, “Guillier”, “Carabineros”, “SOFOFA”, “Colo Colo” “Lagos” “Debate” “Chile”, etc. En el caso de las mujeres hay dos palabras que llevan la batuta “Bachelet y presidenta” como si no existiera nada más dentro del género para poder escribir.

En lo visual, es lo mismo, de casi 2.400 fotos, 74% corresponden a hombres y sólo un 26% a mujeres. Pero cuando hablamos de bikinis y traje de baño, los hombres no llegan ni al punto porcentual, mientras las mujeres les ganan por un orden del 7%.

Otro tema lamentable, es la opinión de nuestro género. En cartas al Director, sólo el 17% de éstas, son mujeres, mientras que más del 80% son de hombres.

Entonces como conclusión no queda más que entender que: Lo que las mujeres realizamos, no es considerado noticia. Esta inequidad en el tratamiento de la prensa sobre nosotras, representa o es equivalente a la disparidad de la relación hombres y mujeres en los puestos principales de trabajo: Senado, Gerencias, Presidentes de la Corte Suprema, etc.

Necesitamos terminar con esta inequidad, educar a nuestra sociedad, desde las bases, el lenguaje, la noticia y lo visual, que la equidad no sólo se quede en un slogan o una frase cliché, sino que, se convierta en una realidad presente en nuestros días. Es una bandera de lucha que las nuevas generaciones no deben soltar.

 

Muelle Prat - Columnas

De frente al mar

El Dínamo, Publicada el 29 Junio 2017.
http://www.eldinamo.cl/blog/de-frente-al-mar/

¿Cómo puede ser que uno de los países con más costa en el mundo no tenga un Ministerio del Mar? Puede sonar una pregunta lógica, pero hoy en día nadie se la ha formulado de forma seria. Se le ha dado la espalda al mar.

Lo anterior no es una simple metáfora, es un hecho sumamente constatable. Lo hemos visto con hechos como la Ley de Pesca, la cual debería ser derogada con urgencia ya que está totalmente viciada en su tramitación, o con las innumerables contaminaciones e inundaciones que ha sufrido nuestra costa, con un costo altísimo para los habitantes de las comunas del borde costero. Ni hablar del mismo hecho que una de las fuentes más productivas de trabajo, alimento y turismo en el país no tenga una institución con poder ministerial en el país.

Es por lo anterior que un grupo de ciudadanas y ciudadanos que somos amantes del mar decidimos realizar en el Senado en Valparaíso el primer Seminario del Mar que contó con la asistencia de almirantes, miembros de la Armada, Armadores, Sindicatos de Pescadores, Gremios de Transporte, Agencia de Aduanas, deportistas náuticos, Abogados de la Universidad Católica de Valparaíso y parlamentarios con el fin de sentar las bases para la creación de un futuro Ministerio del Mar.

No es algo misceláneo, es un tema necesario, de suma importancia. Es algo que no puede ser ignorado y tiene que ser un desafío exigido por toda la ciudadanía y las autoridades en una voz unánime. Hay hombres de mar, familias y generaciones completas que vienen acuñando esta idea hace mucho tiempo. La necesidad del Ministerio del Mar no es de ahora, no es algo al azar, si no que es una deuda histórica a un país que se ha desarrollado y combatido por este.

Debemos, en primer lugar, transformar a nuestro mar en un objetivo estratégico. Debe ser convertido en una fuente de energía, de manera sustentable y sostenible, preocupados del medio ambiente de manera seria y concreta, dejando atrás los días donde sólo se ocupaba para extracción. Tenemos que tener una institución que represente a nuestros pescadores artesanales, no sólo por un tema económico, sino que cultural y de eficiencia para el desarrollo de nuestro país.

Países como Francia y Portugal, que tienen ampliamente menos costa que Chile, se han tomado este tema de forma seria, potenciando sus costas de manera inteligente y con mirada de futuro. Nosotros, en cambio, que pertenecemos a asociaciones marítimamente desarrolladas como la APEC, que basan su intercambio en algo que nos une, como el océano, no tenemos como desarrollar una política continua ni tener a una autoridad máxima a cargo de lo que hoy, perfectamente puede ser el recurso estratégico más importante del país.

Con más de un millón de personas que viven del borde costero en nuestro país, y casi 17 millones que obtienen frutos de él, no queda más que apuntar a una política de Estado que deje de hacer con el mar con lo que se ha hecho históricamente con el cobre, usarlo como un recurso agotable creyendo que es renovable. Es responsabilidad nuestra, de las autoridades y de sobretodo de nuestra ciudadanía exigir al futuro Gobierno que tome este tema como una necesidad imperativa la creación de un Ministerio del Mar.

!Sin Miedo a la Libertad!

UCV  Medios, Publicada el 19 Junio 2017.

http://www.ucvmedios.cl/ucv-radio-noticia.php?nid=38512#.WUfQD38f01I.twitter

Mal interpretar lo que es la libertad puede ser riesgoso. El día que empecemos a entenderla como la capacidad de que todos hagan lo que quieran, vamos a estar muy mal. Confundirla con libertinaje, no sólo es un error, si no que puede ser un peligro para una sociedad.

Si entendemos la libertad como la capacidad de la conciencia para pensar y obrar según la propia voluntad de la persona ¿Podemos decir que una autoridad pública puede ejercer todas sus responsabilidades y deberes de forma autónoma y libre si está vinculado a las drogas o al mundo de éstas? Yo sinceramente creo que no.

Si un diputado o un ministro, por ejemplo, es consumidor de drogas no puede ser legislador porque no es una persona que pueda tomar decisiones de manera libre. Un parlamentario siempre tiene que estar despejado de presiones en sus juicios. No debe estar sometido ni al jefe de partido, ni a un empresario que le diga cómo votar ni a un “dealer” que lo va a presionar.

Es por eso, que soy partidaria y autora de un proyecto de ley que obliga a las autoridades públicas a someterse a un test de drogas, como muchas empresas privadas lo requieren y los funcionarios públicos de manera aleatoria y obligatoria. Acá, además de un tema de libertad de juicio, estamos hablando de una igualdad ante la ley y nosotros, los parlamentarios, somos los que tenemos que predicar con el ejemplo.

Como dato a la causa, se han presentado 15 iniciativas de ley sobre este tema, incluyendo una que presentamos el 2010 con el senador Francisco Chahuán para exigir el test de droga, y ninguna se ha tramitado. ¿Cómo el poder político no se da cuenta que hay que dar señales?

Claramente, estos son temas incómodos, pero los líderes estamos para hacernos cargo de estos. Es por eso que creo que nosotros deberíamos dar una señal muy fuerte, porque dar señales no es algo irrelevante. Sin embargo, hay silencio y no podemos mantenernos indiferentes de que las autoridades, que tenemos cargos de elección popular, mantengan silencio frente a este tema que nos tiene en el ojo del huracán.

¿Creo que hay que criminalizar a alguien que fuma marihuana ocasionalmente o frecuentemente por alguna enfermedad como la fibromialgia, canceres o neuropatías? No. ¿Me preocupa que se la consigan con un narcotraficante y quizá les vendan veneno? Si.

No quiero que en mi región y en mi país el narcotráfico se siga tomando las calles y siga cobrando vidas. Para eso, necesitamos autoridades libres y sin miedo, que legislen, ejecuten acorde a la realidad y que además den un mensaje de libertad e igualdad ante la ley a un país que hoy más que nunca lo necesita.

Un discurso más sólido y concreto 

Chilevisión – Tolerancia 0, Publicada el 5 de Junio de 2017.

http://www.chilevision.cl/tolerancia-cero/cartas/un-discurso-mas-solido-y-concreto/2017-06-05/183658.html

Extensas como suelen ser, fue la entrevista que se le hizo al Senador Manuel José Ossandón ayer en Tolerancia Cero. Se tocaron muchos temas, en algunos, se logró debatir y escarbar más en la postura del candidato a primarias por Chile Vamos, mientras que, en otras, escaso fue el debate de ideas que se logró.

Pero hubo un tema, al principio del programa, que me llamó mucho la atención, el matrimonio igualitario y el AVP. En un país, en el cual según la última encuesta CEP sólo un 18% no está en acuerdo o desacuerdo, un 40% en desacuerdo o muy en desacuerdo y un considerable 39% está de acuerdo o muy de acuerdo, cuesta realizar afirmaciones que dejen a todos contentos.

En temas como este, la sensibilidad a la piel es altísima. Jamás habrá una declaración que deje contentos a todos o un cliché salvador para la ocasión. Creo que, si bien el Senador tenía un conocimiento adecuado de la realidad, sobre todo desde su experiencia más cercana en su época de alcalde, como el mismo remarcó, pienso que debió haber usado un vocabulario más acorde no sólo al panel que lo rodeaba con interesantes preguntas, sino a todo un país que lo ve como alguien con pretensiones presidenciales serias.

Demostrar desconocimiento sobre la legislación de la que le tocó ser parte, resulta preocupante para los miles de chilenos y chilenas que se encuentran en una situación donde su orientación sexual es un aspecto que los detiene de ser ciudadanos con los mismos derechos que el resto. Bueno, sin duda resulta importante tener conocimiento de causas y preocupación real por una problemática que jamás negó, pero las palabras construyen realidades, más que las intenciones, por lo que la recomendación en ese caso hubiera sido ir más preparado en un tema que venía saliendo fresco de la encuesta CEP y que además se ha instalado en el consiente de las nuevas generaciones.

Si bien no comparto todas las declaraciones que dio el Senador en el programa, creo firmemente en el derecho que tiene de sostenerlas y creerlas. Pero si pienso, que como pre candidato presidencial debería aplicar un discurso más sólido y concreto, pensando en que debe ser entendido por todos y no sólo por sus partidarios, sino que por los panelistas de Tolerancia 0 y los electores del país.